Tres cosas que explican por qué si haces pilates, rindes más en el trabajo

El Método Pilates contribuye a evitar lesiones, controlar el estrés y supone un reto motivador, lo que contribuye a mejorar el rendimiento laboral

«Llega un momento en que como siempre me duele la espalda, dejo de prestarle atención a ese dolor. Ya forma parte de mí». Acabo de escuchar esta frase esperando en la máquina del café del trabajo y lo cierto es que, aunque debería haberme impactado, no lo ha hecho justo por eso, porque parece que eso de que te duela la espalda ya es la «normalidad». Hoy en día más del 50% de los trabajadores tiene en España problemas físicos derivados de sus posturas incorrectas. El peligro de estas molestias, según explica María José Campos Cardellat, profesora del centro Esenzia Pilates, es que no suelen dar la cara de inmediato, sino que van apareciendo con el tiempo tras haberse expuesto a posturas forzadas como sentarse de manera incorrecta, pasar demasiadas horas frente al ordenador o tras muchas horas conduciendo. Por eso para la experta es fundamental que las empresas sean conscientes de la necesidad de facilitar a los trabajadores el acceso a actividades físicas como el pilates que contribuye a evitar lesiones, controlar el estrés y además supone un reto motivador.

Ayuda a evitar lesiones

Tal como indica María José Campos con el pilates no solo se consigue una mayor y mejor conciencia e higiene postural, sino que también se gana capacidad y rango de movimiento, fortaleza física (sobre todo en el core) y contribuye a prevenir lesiones como contracturas, dolor de espalda, dolores cervicales y lesiones en los hombros.

Controla el estrés

Cuando una persona comienza a tener buenos hábitos posturales, gana fuerza y flexibilidad y su estado físico es mejor, también disminuye su estrés, aumenta su concentración y aumenta su vitalidad y su autoestima, según revela la profesora de Esenzia Pilates, que afirma que el pilates contribuye a relajar cuerpo y mente y a controlar mejor la respiración.

Supone un reto motivador

Otra de las características del método Pilates es que ponen al cuerpo en un constante reto, lo que proporciona una mayor motivación tanto en el día a día como en el ámbito laboral.

Una mujer, practicando pilates en máquina

¿Es diferente el pilates con máquinas del que se practica en suelo?

El pilates con máquina fue el origen y la esencia de este método, según explica María José Campos. De hecho fue diseñado para entrenar el cuerpo en todas sus posibilidades y en función de sus necesidades, de forma global y específica a la vez. «El objetivo de su creador fue usar las máquinas para mejorar el cuerpo de una persona hasta el dominio y control del mismo para que pudiera entrenar de forma independiente y sin aparatos, pero no está concebido al revés, ya que todos los cuerpos son asimétrics e imperfectos», precisa.

En cuanto al pilates en suelo la experta explica que fue diseñado para que todas aquellas personas que ya tuvieran un suficiente control sobre su cuerpo pudieran entrenar con autonomía en cualquier lugar con solo una colchoneta. «Trabajar con tu propio cuerpo requiere mayor conocimiento, control y fuerza», revela Campos. Por eso la profesora afirma que esta modalidad no está recomendado para personas con dolencias o patologías ni para embarazadas, pues necesitan un atención personalizada y herramientas específicas para trabajar el cuerpo.El Método Pilates está recomendado para todo tipo de personas siempre y cuando, según aclara la profesora de Esenzia Pilates, se ejecute de forma personalizada. «Este método trata las individualidades morfología específicas de cada persona», detalla María José Campos, que considera fundamental que sea un profesional el que diseñe las sesiones de entrenamiento según las necesidades y exigencias de esa persona.

¿Cuándo empieza a mejorar mi cuerpo con el Pilates?

A pesar de que es una de las preguntas más habituales cuando alguien se inicia en la práctica, la respuesta no es sencilla pues, tal como indica la profesora de Esenzia Pilates, ningún cuerpo comienza la práctica con las mismas condiciones físicas, ni la misma conciencia corporal ni se esfuerzan unos igual que otros. Así, de forma generalizada la experta comenta que a partir de la quinta o sexta sesión es probable que empiecen a notarse los primeros beneficios. Sin embargo, aclara que alguna personas pueden llegar a notar diferencias en su cuerpo desde la segunda sesión y también hay personas que tardan más de diez sesiones en entender su cuerpo, el método y el funcionamiento de las sesiones

El pilates ayuda a tomar conciencia corporal y corregir las posturas incorrectas

¿Es mejor el Pilates por la mañana o por la noche?

Es cierto que las obligaciones del día a día nos llevan a practicar pilates en unas horas concretas. Pero si se puede elegir la hora, la experta aconseja hacerlo a primera hora de la mañana. «Cuando te levantas, tu mente apenas tiene preocupaciones ni estrés, lo que hace que tengas una mayor receptividad para realizar los ejercicios y los movimientos adecuados, logrando así que tu día comience mejor. Aunque en muchos casos acabar la jornada laboral y realizar una sesión de Pilates puede ayudar a reducir el estrés, aliviar las tensiones y descansar mejor por la noche», afirma.

En cuanto a la periodicidad en la práctica de pilates, la experta recomienda dos veces por semana para tener una continuidad y que eso le lleve a obtener mejores resultados en menor tiempo. Pero eso también depende, según precisa de los objetivos y la condición física de la persona, pues en algunos casos puede aconsejar una sesión a la semana para iniciarse. En el caso de que ya exista experiencia y conocimiento del método, además de un buen nivel físico, la profesora aconseja practicarlo con regularidad pues, aunque la persona reciba entrenamientos personalizados, después puede controlar la práctica individual en cas o en el gimnasio.

Beneficios del pilates

  • Previene lesiones, mejora la movilidad y la estabilidad de columna y articulaciones.
  • El Pilates es un ejercicio sin impacto y de intensidad moderada por eso, practicado de forma regular, mejora la densidad ósea
  • Mejora la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio
  • Ayuda a ganar conciencia corporal, corregir la postura y los hábitos posturales incorrectos
  • Reduce el estrés y mejora la concentración y el sueño
  • Mejora la autoestima, la vitalidad y la confianza
  • Ayuda a mejorar las relaciones sexuales con el desarrollo del suelo pélvico y el área abdominal

Fuente: ABC Bienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat